Cine y Educación Cívica: ciudadanía en pantalla

La democracia y los derechos y deberes en una sociedad dependen de la activa participación de los ciudadanos. El sistema educativo debe poner en valor estos elementos. Imagen promocional de la película “No”. Cortesía de productora Fábula.

El cine tiene un tremendo poder formativo, no porque adoctrine o instruya, sino porque las temáticas que aborda son de una diversidad infinita, las que, bien trabajadas, permiten el abordaje de los temas con el gancho emotivo, contextual e ilustrativo que solo el cine puede dar con eficacia casi garantizada.

La educación cívica no está al margen de este alcance. En tiempos donde la apatía y el desprestigio de la política están -con razón- a la orden del día, relevar la importancia de la participación, la democracia y el manejo de conceptos jurídicos resultan todo un desafío.

En las siguientes líneas presentamos, sólo a modo de ejemplo, tres películas con las cuales se puede trabajar la formación ciudadana en el sistema escolar. 

Por Jorge Díaz Arroyo, profesor de Historia y Geografía

CONSIDERACIONES INICIALES

El empleo del cine como recurso pedagógico en el sistema escolar no es una novedad. Pero esto no implica que, en todos los casos, se use adecuadamente. Es necesario tener presente algunas variables antes de implementar una estrategia que incluya al cine en la práctica educativa.

En la película “Un papá muy poderoso” una niña intenta que su padre tome conciencia de su responsabilidad cívica… en un contexto muy particular. Imagen promocional de Touchstone Pictures.

En primer lugar, situar la obra audiovisual como lo que es. Una película histórica, por ejemplo, no es Historia, es una ficción basada libremente en hechos reales. Un documental no representa una verdad absoluta e incuestionable, sino el punto de vista de un autor sobre determinado tema. Ambas son solo aproximaciones. Ninguna película, ni siquiera una pedagógica, debe reemplazar a la clase. Y la clase -no está de más repetirlo y recalcarlo- la debe hacer el profesor. El filme es sólo un recurso, mediado por el docente, para emplearlo en la labor pedagógica.

La elección de la película es fundamental. En primer lugar, se debe establecer si la obra audiovisual es útil para el fin que se busca. ¿Es necesario verla completa o solo una escena o secuencia? No hay que perder de vista que el fin es pedagógico; no se está haciendo una clase sobre cine. Se debe tener siempre presente que la película debe estar en función del público objetivo, en este caso los estudiantes, y no del profesor. Hay que elegir lo que funcione para ellos. No se trata de que el maestro se dé un gusto estético con aquellas obras de su preferencia, sino de la efectividad del recurso pedagógico para con el objetivo trazado.

“La Terminal” es una buena y amigable película para reflexionar sobre la relación actual de Estados Unidos con inmigrantes y visitantes de otras naciones.

¿Qué buscamos, entonces, al emplear una obra audiovisual como recurso pedagógico? Motivación inicial (comprensión inicial de al menos un concepto clave o contexto); comprensión emocional del tema (valores involucrados; sentido ético y social, etc.); interés por la temática; facilitar la comprensión de abstracciones, conceptos o procesos alambicados, mediante una aplicación práctica o vinculación valórica; una vez lograda la comprensión del tema, generar la reflexión y el debate en torno a él. En suma, se busca aprendizaje significativo.

Para eso, no basta con exhibir la película. El profesor debe mediar, tanto antes, como durante (puede pausar para hacer notar algún elemento importante, con el cuidado de no frustrar la experiencia del alumno al ver la película), y sobretodo, después, profundizando y desarrollando contenidos, incorporando otros, indicando aplicaciones a la vida real de lo visto, estimulando el debate, proponiendo actividades o trabajos relacionados.

UN PAPÁ MUY PODEROSO

“Un papá muy poderoso”. 2008, EE.UU., 120 min., Dir. Joshua Michael Stern, con Kevin Costner y Madaline Carroll.

Molly es la pequeña y perspicaz hija de 8 años de Bud Johnson, un divorciado trabajador no calificado que acaba de perder su precario empleo en un pequeño pueblo de Nuevo México, Estados Unidos. La niña está empeñada en que su padre vote en las elecciones presidenciales, pero Bud, presa de la cerveza y la apatía, tiene un accidente cuando, de mala gana, se dirige a cumplir la petición de su hija. Ocurre que su voto, que no pudo ser contabilizado por una falla técnica, es el que decidirá al próximo presidente de los Estados Unidos, tras un empate “fotográfico”, por lo que se le da la oportunidad de repetirlo en el transcurso de una semana. La prensa mundial pondrá sus ojos en Bud, pero también los candidatos y sus comandos electorales, tratando de manipularlo para que se incline por uno o por otro. Una responsabilidad que Bud no pensó ni quiso tener, ante los ojos preocupados de la precoz Molly, que es consciente de la trascendencia de la decisión.

El filme tiene la gran ventaja que puede verse sin problemas por niños de segundo ciclo básico hacia arriba, con un tono de comedia y buenas actuaciones, que hacen disfrutable el visionado. Entre los temas que el filme permite tratar están:

  • Los diversos sistemas electorales existentes en el mundo (por ejemplo, el directo, chileno, o el por representantes, de EE.UU.)
  • El derecho a voto (historia de su conquista; un ciudadano, un voto; ¿derecho y/o deber?; ¿tiene o no poder el voto? revisar casos, por ejemplo, de elecciones estrechas con notables diferencias programáticas entre los candidatos en competencia, ya sea en contexto internacional, como nacional o comunal)
  • Las estrategias de campaña (marketing político: propaganda vacua versus promoción de ideas).
  • Tendencias conservadoras versus progresistas y sus representantes en Chile, EEUU y otros lugares del mundo (en temáticas como migración, aborto, medioambiente/productividad económica, etc. -se puede hacer lo propio con la dualidad derecha / izquierda, pero esto no se trata tan claramente en la película).

NO

“NO”. 2012, Chile., 118 min., Dir. Pablo Larraín, con Gael García Bernal, Luis Gnecco y Alfredo Castro.

No es una ficción en base a hechos y personas reales que participaron en la campaña chilena del No, en el marco del Plebiscito que determinaba la continuación por 8 años más del gobierno dictatorial de Augusto Pinochet (opción Sí) o su conclusión para llamar a elecciones presidenciales y parlamentarias (opción No), dando así fin al gobierno de facto iniciado hacía 15 años atrás, vía Golpe de Estado.

El protagonista es René Silva, un exitoso director de comerciales de televisión, que es contactado por el Comité del No para realizar una consultoría respecto a la campaña televisiva que se emitirá previa a las elecciones por todos los canales del país. Lejos de las expectativas de los políticos, que no tienen confianza en ganar el Plebiscito en un contexto donde el dictador controla el país, René plantea que, si la campaña usa los códigos publicitarios al servicio de entregar mensajes que hagan que la gente pierda el miedo a votar No, y den un mensaje de esperanza y restauración del país, pueden ganar. La propuesta choca a los dirigentes de la vieja escuela, que creen que no se puede dejar de usar la franja para denunciar los horrores de la dictadura. No obstante, la estrategia de René se acoge e implementa, y él mismo es contratado para llevarla a cabo. A través de la película somos testigos del proceso, los inconvenientes y sabotajes vividos, y el éxito de la apuesta, con el triunfo de la opción No.

La película permite varias reflexiones:

  • Qué hace a un país democrático ¿La realización de elecciones? ¿El estado de derecho? ¿la división de los poderes del Estado? ¿La paz social? ¿La justicia social?…
  • La importancia de las comunicaciones para la efectiva entrega de ideas, mensajes y contenidos políticos, así como los riesgos de la sobreutilización del marketing político.
  • La democracia como conquista colectiva, fruto de la participación y el involucramiento de los ciudadanos. Hacer paralelos con otros casos en Chile y el mundo, pasados y contemporáneos.
  • Contrastar la participación política en la época del Plebiscito, con el momento actual. Comparar la participación en manifestaciones sociales con la de procesos electorales en ambas épocas. Buscar explicaciones para los resultados obtenidos. Revisar las tesis en circulación que explican estos fenómenos. Consultar la experiencia de las propias familias en ambos momentos.

LA TERMINAL

“La Terminal”. 2004, EE.UU., 128 min., Dir. Steven Spielberg, con Tom Hanks, Stanley Tucci y Catherine Zeta-Jones.

Los contenidos de Educación Cívica no dicen relación sólo con el ámbito político electoral, sino también con aspectos jurídicos fundamentales, como la condición de ciudadanía. Hoy, más que nunca, la ciudadanía no queda relegada solo a los derechos y deberes que cada persona tiene en el Estado Nación de origen, sino que se vuelve un factor muy relevante a escala internacional. Los viajes al extranjero por placer o negocios, las becas y pasantías de estudio, la condición de millones de migrantes y refugiados, los tratados comerciales, las corporaciones transnacionales, las ONG internacionales, los desafíos medioambientales o humanitarios que deben enfrentarse multilateralmente; todo lo relevante pareciera que se juega a escala internacional. Y es la nacionalidad la que, en este escenario, nos sitúa como un alguien… desde un lugar determinado (físico o jurídico).

El filme La Terminal cuenta la travesía de Viktor Navorski, quien llega de su país, Krakozhia (ficticio, pero inspirado en las pequeñas repúblicas de la Europa del Este que estuvieron bajo dominio soviético), hasta New York, Estados Unidos, para cumplir una promesa hecha a su padre fallecido. Durante el vuelo, un Golpe de Estado ocurrido en Krakozhia deja a esta inestable nación suspendida en el concierto internacional, pues el nuevo gobierno de facto no es reconocido y las relaciones diplomáticas con otras naciones son inexistentes. Con su pasaporte retenido, y sin nacionalidad vigente, Viktor queda condenado a vagar en la zona de tránsito internacional en el Aeropuerto Internacional J. F. Kennedy (un limbo jurídico y geográfico). Las autoridades no le hacen la vida fácil, pero empleando subterfugios, y con la ayuda de modestos empleados del Terminal, todos migrantes, logra sobrevivir por varios meses, empeñado en cumplir la promesa hecha a su progenitor, conservando, hasta donde puede, su dignidad e integridad.

En un mundo globalizado e interconectado, es interesante abordar la ciudadanía en un marco jurídico internacional.

La película es amable y se deja ver con gusto, desarrollando una combinación de drama y comedia. Esto permite introducir a los estudiantes en una serie de conceptos e implicancias jurídicas a menudo tediosas, técnicas y abstractas, pero de relevantes consecuencias concretas, como la película muestra. Entre otros, se pueden abordar:

  • Las leyes y normas que rigen la ciudadanía, la doble ciudadanía y la perdida de la ciudadanía.
  • El reconocimiento de la ciudadanía y las relaciones diplomáticas entre diferentes estados. Normas estándar, tratados internacionales o bilaterales, y situaciones en que la ciudadanía no es reconocida.
  • Las embajadas, los consulados, la condición de refugiado y la solicitud de asilo.
  • Razón de los controles de extranjería, y las normas para el tráfico de medicinas, sustancias, alimentos, animales y vegetales.
  • Orden jurídico internacional y orden jurídico nacional. Su aplicación y jerarquía. Tratados y Derechos Humanos Universales.
  • La solidaridad y el trato humanitario como fin de todo orden jurídico ideal.

NOTA: Este artículo forma parte de la edición especial de revista “Leamos”, titulada “Cinema Chillán” (Ediciones Investigación Cultura y Desarrollo, Año 4, N°27, Chillán, Noviembre de 2016, financiada por el Fondo de Medios Biobío 2016), disponible en Librería Qué Leo Chillán y Video Club The Oz (Libertad 723).

Revista Leamos presentará edición especial dedicada al cine de Ñuble

jorge-diaz-y-rodrigo-rojas

Parte del equipo de revista Leamos: Jorge Díaz, director, y Rodrigo Rojas, diseñador. Falta el editor, Daniel Osorio.

La publicación será lanzada este lunes 28 de noviembre a las 19:00 en librería Qué Leo Chillán, y cuenta con financiamiento del Fondo de Medios Biobío 2016.

Desde hacía tiempo que estaba la inquietud en el equipo de ediciones Investigación, Cultura y Desarrollo (Ediciones ICD), por publicar una revista que abordara las manifestaciones cinéfilas en Ñuble.

Y material hay: directores locales que filman en el terruño; espacios, ciclos y programas de cine alternativo; esfuerzo de realizadores aficionados por dar a luz sus obras; uso del séptimo arte como herramienta pedagógica… en fin. Todo esto lo intenta plasmar la próxima edición especial de revista Leamos, titulada “Cinema Chillán”, con un lenguaje claro y profundo, más un atractivo diseño, que ya es su sello característico.

rodaje-la-mentirita-blanca

Rodaje de la película “La Mentirita Blanca”, filmada en San Carlos.

Se trata del número 26 de la revista, que en una edición unitaria ofrecerá una panorámica del hacer audiovisual de Ñuble, analizando la producción fílmica más reciente y relevante desarrollada en la provincia, los espacios que se dedican a la exhibición audiovisual, además del uso que se puede hacer del cine, por ejemplo, en la educación cívica de niños, jóvenes y adultos. Todo con un enfoque crítico y reflexivo. Adicionalmente se incluye un Manual de Creación Audiovisual para Aficionados, con todos los pasos para hacer una película, desde la idea hasta la promoción y difusión del filme.

48 páginas en gran formato y a todo color, que fue posible financiar gracias al apoyo del Fondo de Medios Biobío 2016, del Gobierno de Chile.  El equipo realizador está conformado por el historiador y documentalista Jorge Díaz Arroyo en la dirección y contenidos, el periodista y documentalista Daniel Osorio en la edición y textos, y el diseñador Rodrigo Rojas en el concepto gráfico y diagramación.

“Cinema Chillán”, de revista Leamos, se lanzará el próximo lunes 28 de noviembre a las 19:00 hrs. en Librería Qué Leo (Isabel Riquelme 413, Chillán). El ejemplar estará disponible para la venta en la misma librería y también en The Oz – Cine Café, a un costo de $2.500.

Dramaturgo e investigador Remberto Latorre tendrá triple lanzamiento literario en Rengo

remberto-latorre-2016-a-copia

Remberto Latorre.

 

El diseñador teatral y ex académico de la Universidad de Chile lanzará “Historia del Teatro Latinoamericano”, “El camino que lleva a la Plaza” y “Te llamas Remberto”, la primera parte de sus memorias, el próximo sábado 26 de enero a las 11:00 hrs. en el Museo Adriana Vásquez Román, de Rengo.

el-camino-que-lleva-a-la-plaza

El camino que lleva a la Plaza.

Prolífica resulta la producción literaria del escritor renguino Remberto Latorre, quien este sábado 26 de enero sumará tres nuevos títulos a su catálogo. Y es que el ex académico de la Universidad de Chile y de importantes instituciones teatrales peruanas, escribió mucho durante su trayectoria como docente, pero publicó poco. Es por eso que, una vez jubilado, ha dedicado su tiempo a recoger sus investigaciones sobre historia de las artes escénicas, creaciones dramáticas originales, adaptaciones y memorias, para revisarlas, actualizarlas y ponerlas en circulación, con el apoyo de Ediciones Investigación, Cultura y Desarrollo.

Los libros que se presentarán la mañana del sábado en el Museo Adriana Vásquez Román son “Historia del Teatro Latinoamericano”, “El camino que lleva a la plaza” y “Te llamas Remberto. Memorias. Tomo I”. Se trata de tres obras distintas, pero complementarias e ilustrativas de las preocupaciones del autor.

Historia del Teatro Latinoamericano.

Historia del Teatro Latinoamericano.

Por una parte, “Historia del Teatro Latinoamericano” es una investigación acuciosa pero amable y clara, sobre el arte dramático en América Latina, que rescata sus manifestaciones desde la época precolombina, hasta el siglo XX. Incluye, además, adaptaciones de las piezas dramáticas más fundamentales del periodo, complementadas con estudios y comentarios de especialistas.

El segundo trabajo es “El camino que lleva a la Plaza”, un conjunto de cinco obras dramáticas originales, que, en el estilo onírico y surrealista que caracteriza al autor, se desarrollan preferentemente en un Rengo mítico: Villa Deseada.

El último texto es la primera parte de una serie biográfica titulada “Te llamas Remberto”. En él Latorre revisa su historia familiar en Rengo, hasta su arribo a Santiago, con el descubrimiento del teatro, la ópera y las artes en general, lo que le hace cambiar sus estudios de Arquitectura en la Universidad Católica por los de Diseño Teatral en la Casa de Bello.

La presentación se realizará -con entrada liberada e invitación abierta- a las 11:00 Hrs. de este sábado 26 de noviembre en el Museo Adriana Vásquez Román de Rengo (calle Egenau 1010).