Ediciones ICD premió a Soledad Pastorutti por su aporte al folklore latinoamericano

Soledad Pastorutti recibe el premio "Abridores de Alamedas" de manos del director de Ediciones ICD, Jorge Díaz Arroyo.

Soledad Pastorutti recibe el premio «Abridores de Alamedas» de manos del director de Ediciones ICD, Jorge Díaz Arroyo.

La cantante trasandina recibió el galardón «Abridores de Alamedas» por su aporte a la difusión y puesta en valor del folklore en el público latinoamericano; premio que tardó 5 años en ser entregado. En esta nota te contamos el por qué.

 

El año 2009 Ediciones Investigación, Cultura y Desarrollo (Ediciones ICD) lanzó a circulación la revista Observatorio Regional, dedicada a analizar la realidad cultural de las regiones de O´Higgins y Bío-Bío, Chile.

En ese espíritu, la publicación creó los premios «Abridores de Alamedas», dedicados a reconocer y estimular «a las personas e instituciones, del ámbito público y privado, que con su acción contribuyen a la existencia, consolidación, promoción y difusión de la actividad cultural tanto en la región de O’Higgins, como en la provincia de Ñuble, región del Bío-Bío, mejorando así la calidad de vida, la expresión y el goce de la cultura en sus habitantes».

A propósito del Bicentenario del proceso de independencia nacional a celebrarse en 2010, la revista programó una premiación extraordinaria, por única vez, en dos nuevas categorías: nacional y Sudamérica, esta última orientada a figuras relevantes de nuestros países vecinos (Argentina, Perú, Bolivia). En esta categoría, se estimó reconocer a la cantante argentina Soledad Pastorutti por «su aporte a la difusión y puesta en valor del folklore latinoamericano entre el público de nuestro continente».

La revista logró financiamiento en 2010 para dos ediciones a circular en 2011, de caracter semestral, en donde se anunció a los galardonados regionales, nacionales y sudamericanos. Sin embargo, el terremoto vivido en Chile el 27 de febrero de 2010, de 8,8 grados y que afectó a varias regiones del país, motivó la redestinación de fondos por parte del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes del Gobierno de Chile para el proceso concursal de proyectos siguiente, privilegiando el financiamiento para reconstrucción de edificios patrimoniales. En ese marco, la revista no continuó, quedando pendiente la entrega de los premios de alcance continental, por la falta de fondos para finaciar la logística que implicaba su entrega (se realizaron, no obstante, las premiaciones regionales y nacional).

Sin embargo, el anuncio de la visita de Soledad Pastorutti al Teatro Municipal de Chillán para agosto de 2016, en el marco de su gira «Vivir es hoy», motivó a la editorial para organizar la entrega de este galardón y saldar de este modo la deuda pendiente.

Tras el exitoso show de la trasandina en el nuevo recinto cultural chillanejo (ver nota), por fin se le pudo hacer entrega del galardón, explicándosele la odisea para concretar el acto, a lo que la cantante respondió sorprendida y emocionada.

Soledad irrumpió el año 1996 en el Festival Folklórico de Cosquín, Argentina, convirtiéndose -con tan solo 15 años de edad- en todo un fenómeno que acercó a los jóvenes a la música de raíz. El efecto lo amplió en 1999 a Latinoamérica con el disco «Yo si quiero a mi país» (el cuarto de su carrera), y desde entonces no ha parado de sumar audiencias, elogios y premios, en una trayectoria que ya suma 20 años de éxito.