Comentario a “El Libro de los Cinco”, de Remberto Latorre, et al.

Cuatro de los cinco autores. De izquierda a derecha: Remberto Latorre, Ángel Morales (de pie), Julio Barrenechea y Eugenio Valenzuela. Ausente, Juan Borie.


“Este retrato de época no se refiere tanto a las costumbres y hábitos de su generación, que de todas formas están presentes; sino que explora el mundo interior, la sensibilidad, el descubrimiento y asimilación de la vida, en cinco niños, adolescentes, jóvenes, hombres maduros y adultos mayores… de mediados del siglo XX hasta hoy”.

Por Jorge Díaz Arroyo

¿Qué es El libro de los cinco. Homenaje al Instituto Nacional en su Bicentenario: 1813 – 2013? Quizás sea más simple explicar qué no es. No es una publicación homenaje del tipo corporativa, donde abundan las loas y las crónicas. Tampoco es una reseña histórica. Es un canto y celebración de la amistad, como valor, como experiencia, como virtud, como bálsamo de la vida… no por ello exenta de tensiones, sinsabores o insatisfacciones ¿Puede la amistad verdadera estar carente de estos ingredientes?

Éstos cinco autores, “los pingüinos”, bautizados así por los hijos de uno de sus integrantes, son un puñado de amigos que se conocieron a partir del año 1952, al alero del Instituto Nacional (al que dedican el texto), y que ya cuentan setenta y tantos años.

La obra, propiamente, se inicia con un prólogo que contextualiza el sentido de homenaje del libro, para dar paso, luego, a cinco crónicas, cada una a cargo de un miembro del grupo, que si bien son distintas, resultan armónicas y exquisitamente complementarias, no solo por el estilo escritural de los autores, sino por el tono, tema, perspectiva y experiencia vital abordada, convirtiéndose el conjunto en un retrato de época. Este retrato de época no se refiere tanto a las costumbres y hábitos de su generación, que de todas formas están presentes; sino que explora el mundo interior, la sensibilidad, el descubrimiento y asimilación de la vida, en cinco niños, adolescentes, jóvenes, hombres maduros y adultos mayores… de mediados del siglo XX hasta hoy.

La entrada a ese mundo privado se hace con sutileza, con elegancia (espontánea, nunca pretendida), propia de la franqueza noble de un hombre –cinco, en este caso– que se desnuda en un ejercicio que implica una reflexión serena, profunda, necesaria… no por esto poco dolorosa, persiguiendo aprehender el sentido último de la vida… del mundo… del porqué estar aquí… O -si resulta imposible responder a ello- al menos del, “ya que estamos aquí, qué hacer para darle sentido a esa estadía”. Como ocurre cuando estos ejercicios están bien ejecutados, inevitablemente se vuelven estímulo para que los lectores también los realicen.

Revisemos el libro en sus cinco partes centrales.

Portada de "El Libro de los Cinco. Homenaje al Instituto Nacional: 1813 - 2013"

Remberto Latorre ofrece un retrato social de una familia –la suya– rururbana, provinciana, de la zona central de Chile y de clase media (que en estándar local resulta de “clase acomodada”), y los vaivenes materiales de ésta, al tiempo que relata los esfuerzos y búsqueda de realización de sus miembros a través de los estudios, el emprendimiento, y la vida familiar; además de su personal asombro ante la cultura, que consume más sistemáticamente tras su arribo a Santiago, para ingresar al Instituto.

Julio Barrenechea bucea en su mundo interior, por medio del lenguaje poético, con una capacidad de asombro propia de un niño, cuyos versos resultan, con frecuencia, dolorosos. Este niño, vestido en tenida “formal”, nos cuenta en la segunda parte de la sección a su cargo, una sabrosa y entretenida anécdota sobre “los trabajos y los días” de un cónsul chileno en Tacna, Perú, preocupado en unir a los pueblos por medio de la cultura.

Ángel Morales, Tito, es otro niño-hombre, sorprendido con las novelescas historias familiares de sus ancestros. Asimismo nos comparte las alegrías y penas de la infancia, los laberínticos caminos del amor (con final feliz para él) y un lúdico (otra vez aparece el niño juguetón) relato médico que prepara el ambiente a una especial “efeméride” de sus amigos.

Eugenio Valenzuela, nos conduce -de la mano de la ópera, de la que se vale para fijar varios epígrafes- por una serie de pasajes vitales, a menudo colindantes al dolor, pero no a ese estéril o que atrofia o paraliza, sino a uno nutritivo y necesario para crecer, madurar, templar y humanizar. Vemos así en sus páginas transitar a maestros de piano (tres, pero especialmente dos, muy distintos); a su madre y a su padre, también diferentes; a su tío sacerdote; a unos ocasionales amigos italianos; a un vecino español que gusta de la ópera y la zarzuela… y a Carmen, deleite y compañía…

Concluimos con Juan Borie, ausente en Chile por más de 20 años, por un exilio en Francia relativamente autoimpuesto, y quien parece siempre aprontarse concretar un anunciado y deseado retorno… que se ha retrasado ya demasiado tiempo. Juan luce un pesimismo lúcido, que le permite en simples cartas –sin ninguna pretensión intelectual– realizar certeros diagnósticos sobre Europa, Francia, Chile y la cultura occidental contemporánea, que, escritos en distintas épocas, han demostrado ser premonitorios. Juan Borie no escribe para este texto, como sus compañeros (doble muestra de su “ausencia”), pero autoriza la reproducción de sus cartas, en la que igualmente se revelan aspectos de su vida.

El conjunto está muy convenientemente salpicado de fragmentos de misivas y correos electrónicos que a veces dan cuenta de la preparación del libro, los comentarios de los avances que sus autores han revelado y otras coordinaciones cotidianas, como las que acuerdan las periódicas reuniones a comer y conversar “mirándose a la cara”. Nos muestran así, los autores, el tejido cotidiano de su amistad… el principal regalo, recado y mensaje que contiene este libro.

Raúl Sohr cerró exitoso Ciclo de Encuentros con Intelectuales en Rengo

El periodista, sociólogo y analista internacional presentó la conferencia “Chile: las decisiones que nos esperan” el pasado lunes 16, clausurando la tercera versión de este encuentro organizado por la Corporación Cultural de Rengo, el que contó, días antes, con la presencia de Alfredo Sfeir.

 

Preocupado en el último tiempo del tema energético y medioambiental en Chile y el mundo, el analista internacional Raúl Sohr trajo mucha de esa información a la conferencia “Chile: las decisiones que nos esperan”, que presentó el pasado lunes 16 de diciembre en el marco del Tercer Ciclo con Intelectuales organizado por la Corporación Cultural de Rengo.

El también periodista y sociólogo abordó así los mitos y verdades respecto al tema energético, así como el rol que le compete a los ciudadanos en cuanto a promover y exigir una política energética sustentable, transparente y eficiente, y dio pistas de las medidas que el país debiera adoptar en tal sentido, ilustrando con una gran cantidad de ejemplos internacionales la viabilidad de diversas acciones deseables.

Raúl Sohr recibe un galvano como testimonio de gratitud por su visita en Rengo.

Sohr señaló que hoy en nuestro país existe un oligopolio en el tema energético, preocupado más de lucrar en el corto plazo que de generar una propuesta orgánica, eficiente, barata y limpia para el país. Así mismo, indicó que hoy el estado no cuenta con una política energética que indique a los privados una estrategia a desarrollar, sino que éstos proponen proyectos al gobierno, lo que explica la dispersión y falta de coherencia en los diferentes proyectos. Así mismo, se manifestó pesimista respecto a esperar iniciativas positivas en estos temas por parte de la presidenta electa, y señaló que el factor clave para enmendar el rumbo será la presión y movilización ciudadana, que ya ha demostrado poder de convocatoria e instalación de temas en la agenda, por ejemplo, en el caso de la oposición al proyecto HidroAysén. Cerró señalando la importancia de desarrollar en el país las energías renovables, con notable potencial y ventajas comparativas en Chile, por ejemplo en la vertiente solar en el norte, eólica en el sur y geotérmica en la Cordillera de Los Andes. Descartó la energía mereomotriz y, sobretodo, la atómica, como recomendable para Chile.

El tercer ciclo de intelectuales tuvo por tema el presente año “El futuro es ahora” y contó también con la participación, el miércoles 11 de diciembre, del economista, líder espiritual y ex candidato presidencial Alfredo Sfeir. La iniciativa fue organizada por la Corporación Cultural de Rengo y estuvo a cargo en su implementación de la productora Investigación Cultura y Desarrollo. El financiamiento, vía subvención, de la Ilustre Municipalidad de Rengo, fue vital para contar con invitados de primer nivel en una actividad con invitaciónabierta y entrada liberada para toda la comunidad de Rengo y la región de O´Higgins, que acompaño con una gran asistencia ambas jornadas.

Gran cantidad de público llegó hasta el Centro de eventos Bicentenario donde se desarrolló la conferencia "Chile: las decisiones que nos esperan" de Raúl Sohr.

Raúl Sohr cerrará Ciclo de Encuentros con Intelectuales en Rengo

El analista internacional presentará la conferencia “Chile: las decisiones que nos esperan”, el próximo lunes 16 de diciembre a las 20:00 Hrs. en el Centro de Eventos Bicentenario, invitado por la Corporación Cultural de Rengo. La entrada es gratuita.

El periodista, sociólogo y analista internacional, Raúl Sohr, presentará este lunes 16 de diciembre la conferencia “Chile: las decisiones que nos esperan”, en el marco del Tercer Ciclo de Encuentros con Intelectuales, que en esta versión lleva por tema “El Futuro es Ahora”. La actividad se desarrollará a las 20:00 Hrs. en el Centro de Eventos Bicentenario (Arturo Prat 549), con invitación abierta y entrada liberada para todo el público.

Sohr es autor de una varios libros, entre ellos “Historia y poder de la prensa”, “Claves para entender la guerra”, “Chao petróleo”, “Chile a ciegas” y, este año, “Así no podemos seguir. Política, energía y medioambiente”. Además escribió “La muerte rosa”, novela que combina elementos de política internacional y temática medioambiental, y es comentarista estable en Chilevisión.

El Ciclo de Encuentro con Intelectuales comprende, además de la conferencia, una sección de interacción mediante preguntas y comentarios del público para con el ponencista invitado, resultando una instancia de reflexión ciudadana más que una cátedra unidireccional. La iniciativa es organizada por la Corporación Cultural de Rengo y producida por Investigación, Cultura y Desarrollo, con financiamiento de la I. Municipalidad de Rengo, vía subvención, lo que permite llevarla en forma gratuita para todo el público que quiera participar.

Raúl Sohr cerrará este lunes el ciclo que abriera el pasado 11 de diciembre el ecologista, líder espiritual y economista Alfredo Sfeir, con una excelente recepción del público que los organizadores esperan repetir.